Te puede interesar

En la actualidad la mayoría de las personas utiliza el crédito hipotecario para acceder a una vivienda, pero qué elementos debemos considerar a la hora de contratar un crédito hipotecario.

Hay factores a tomar en cuenta para solicitar un crédito hipotecario, compare ofertas antes de tomar una decisión, solicite cotizaciones en diferentes bancos cuyas condiciones deben ser respetadas al menos por siete días hábiles, no se fije sólo en la tasa de interés, sino también en la cuota final a pagar.

Existe un indicador llamado CAE o carga anual equivalente que revela el costo total anual de crédito a igual monto y plazo por lo que permite realizar una comparación certera. Asegúrese de tener ingresos compatibles con el dividendo mensual que va a pagar, lo recomendable y habitual es contar con un pie en torno al 20 al 25 % del valor total de la vivienda.

Al adquirir un crédito hipotecario estamos asumiendo una obligación de 15, 20 o más años, es por ello importante conocer exactamente a que nos estamos comprometiendo, como por ejemplo si el crédito hipotecario cuenta con periodos de gracia o la posibilidad de no pagar algún mes, o como cliente debemos pagar un dividendo definido o bien elegir mes a mes cuánto debo pagar.

Si tiene dudas consúltelas y aclárelas, hay gastos que están asociados a la compra de cualquier vivienda como: estudio de títulos, confección de escritura, notaría, inscripción en el conservador de bienes raíces, en caso de que la propiedad en venta está hipotecada se cobrarán los servicios legales asociados al alzamiento de dicha hipoteca.

Hay también otros gastos que se asocian a la compra con un crédito hipotecario, estos son: la tasación y el impuesto de timbre y estampillas

No es necesario contratar otros servicios de parte del banco, aunque tener una cuenta corriente facilita el pago del dividendo y cualquier servicio adicional del crédito debe ser aceptado expresamente por el cliente.

Son obligatorios los seguros de desgravamen e incendio y estos pueden ser contratados con cualquier compañía siempre que cumplan con las condiciones exigidas por el banco.

De no calificar para un crédito en una institución bancaria tradicional existen opciones como el leasing.

Sí, el crédito hipotecario no es un problema para vender tu casa, aunque aún lo pagues. Además, esto puede incluso ser muy conveniente para ambas partes del negocio, seas comprador o vendedor.

Una de las razones para que la deuda hipotecaria no sea un impedimento para vender una propiedad es que no influye en el precio de venta, ni tampoco en los plazos de los pagos o en el tiempo de la operación.

Para asegurar el pago del crédito, el valor de la nueva compraventa debe ser superior al monto de la deuda financiera. Y en el caso que la plusvalía del sector haya aumentado, se podrá ofertar a un valor considerablemente más alto que el total del préstamo.

Otra alternativa en esta clase de operación es que el comprador asuma la deuda hipotecaria. Esto ocurre principalmente cuando las condiciones del crédito son convenientes para el usuario, específicamente si la tasa de interés es de un valor razonable. Así, se traspasa la deuda al comprador con las mismas condiciones que rigieron para el vendedor, previa revisión y aceptación del banco.

RECOMENDACIONES

Si el valor de la vivienda es mayor a la deuda, se recomienda que el comprador entregue la diferencia al vendedor después de inscribir el inmueble a su nombre en el Conservador de Bienes Raíces, y se acredite que se encuentra libre de hipotecas, gravámenes y prohibiciones legales.

Finalmente, para evita cualquier inconveniente es importante que los involucrados se asesoren con expertos del mercado de viviendas como corredores de propiedades o con profesionales del ámbito legal y financiero.

Debido a esto, también te invitamos a leer sobre Lo Barnechea y sus nuevos proyectos lo que pueden significar una gran compra a futuro y sobre la tasación de una propiedad para que afrontes tus futuros negocios de la mejor manera.

Fuente: Portal Inmobiliario